viernes, 3 de abril de 2009

Orografía de Chile


La zona montañosa abarca el 80 % del país. De N a S se extiende la cordillera de los Andes, y la de la Costa. Ambas encierran el largo Valle Central, de alrededor de 1100 km de longitud.

Los Andes chilenos se dividen en tres regiones: la comprendida desde la frontera con Perú y Bolivia hasta Santiago, donde las alturas superan los 6000 m (Ojos del Salado, Cerro Bonete, Tupungato, Llullaillaco, Mercedario, Cerro del Toro, Cerro de las Tórtolas, Copiapó), y los desfiladeros más bajos están a 4000 m sobre el nivel del mar; la central, que se prolonga hasta Llanquihue, con desfiladeros no menores a los 3000 m, y la región de los Andes patagónicos, donde hay desfiladeros, como el de Laja, que alcanzan los 1600 m.

Sin embargo, las cimas no destacan demasiado porque toda la cadena andina se presenta como una compacta muralla. La cordillera de la Costa es más baja que la de los Andes, alcanzando en algunas partes los 2400 m. Ambas cordilleras se unen, mediante ramales transversales, en Coquimbo y en Aconcagua.

Entre los picos más importantes de los Andes chilenos figuran el Nunique (5916 m), del Chaco (5030), Doña Ana (5600), San Valentín (4058), Arenales (3437), Pirámide (3380). Un pico famoso, no por su altura, sino por su belleza, es el cerro Balmaceda. Los volcanes más famosos por su actividad, son el San José (5790 m), Peteroa (4020), Chillán (3180), Antuco (3000), Llaima, Villarrica, Osorno y Calbuco. Otro volcán importante es el Copiapó (6070).

Los temblores de tierra son frecuentes en Chile. El país registra, con largos intervalos, terremotos desvastadores.

El extremo septentrional está constituido por grandes desiertos. Esta región se divide en dos partes: el Norte Grande y el Norte Chico. El Norte Grande corresponde a las provincias de Tarapacá y Antofagasta, y lo constituyen dos zonas: la Pampa del Tamarugal (del nombre de un árbol, el Tamarugo, que crece allí) y el desierto de Atacama. Se trata de una de las regiones más áridas del mundo, en la que pueden pasa cuatro o cinco años sin que llueva. Un solo curso de agua, el Loa, procedente de los Andes, alcanza la costa al sur de Iquique.

Todos los demás ríos se pierden en las arenas del desierto y forman los salares (lagos interiores en los cuales la fuerte evaporación determina un altísimo porcentaje de salinidad). Privado en absoluto de vegetación, el Norte Grande es extremadamente rico en recursos del subsuelo.

AntofagastaEl desierto de la Puna y de los salares del Norte Grande continúa hacia el sur en el Norte Chico, que comprende las provincias de Atacama y Coquimbo, aunque en esta región las características ya señaladas se atenúan. Comienza a aparecer vegetación de xerófilas, y algunos ríos logran atravesar la región (sin perderse en la arena) para formar valles laterales en los que las montañas conservan mayor humedad, y en los que pueden encontrarse cultivos. La corriente marina fría de Humboldt favorece la pesca y determina, al disminuir la temperatura a lo largo de la costa, frecuentes condensaciones de niebla (las camanchacas de Antofagasta).

El corazón de Chile corresponde al sector denominado Valle Central, donde se concentra la mayor parte de la población. Allí se encuentra la capital y el puerto más importante, y se desarrolla una intensiva agricultura. La zona es muy fértil, a consecuencia de la acumulación de lava de las erupciones volcánicas y, además, por efecto de la acción de algunos ríos que facilitan el regadío. Luego el valle Central va siendo penetrado por cadenas montañosas, y los ríos, se hacen más frecuentes.

El clima favorece el crecimiento de bosques de coníferas, que ocupan buena parte de la ladera de los Andes. La región, deshabitada hasta fines del siglo pasado, presenta hoy una activa zona industrial alrededor de Concepción, y encierra abundantes riquezas forestales, excelentes pastos y notables reservas hídricas. Al sur de esta región se extiende una zona de gran interés turístico por la belleza del paisaje, salpicado de lagos, a menudo profundos, que reflejan los volcanes nevados. Los más pintorescos son los pertenecientes a las provincias de Valdivia, Osorno y Llanquihue.
La última zona, la más meridional de Chile, se localiza al sur de Puerto Montt.

Comprende la isla de Chiloé, de clima apacible y suelo fértil, la provincia de Aisén, toda la región del estrecho de Magallanes y la parte chilena de Tierra del Fuego. Esta región, de continuas precipitaciones pluviales, a menudo con nevadas, se halla cubierta de bosques en la parte septentrional y de estepas en el sector sur. Ofrece recursos mineros, especialmente los petrolíferos, y buenas posibilidades para la ganadería y la pesca. Las ciudades principales de la zona son Puerto Aisén, Puerto Natales y Punta Arenas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

interesante.... graciass.

Anónimo dijo...

interesante.... graciass.